Redes sociales
Búsquedas
Linea de tiempo
Good morning storybrooke
aquí contenido de la caja 1
Para que tu búsqueda aparezca acá deberás enviarnos una imagen de buena calidad, link de la búsqueda y nombre del personaje o en su defecto, si el personaje no tiene nombre aún, a qué cuento pertenecería.

Enviar la búsqueda

Estas fechas son solo aproximaciones para poder llevar un orden temporal dentro del foro. Los personajes que han muerto no tienen que necesariamente estar muertos también en el foro, por eso no se especifica ni la muerte de Peter Pan, ni Zelena, ni Ingrid. Estos personajes simplemente “desaparecieron” o escaparon.


22 de octubre de 1983
Primera maldición


22 de octubre de 2011
Llega la salvadora al pueblo


Diciembre 2011
Se rompe la maldición


Enero 2012
Viaje a Neverland → Llegada de Peter Pan al pueblo → Maldición de Pan


Febrero 2012
Vuelven al Bosque Encantado → Ataques de Zelena


Febrero 2013
Los personajes vuelven a Storybrooke gracias a la maldición de Snow →Emma vuelve al pueblo después de que Hook va por ella


Marzo 2013
Zelena logra escapar de Gold pero no logra viajar por el portal mágico → En su lugar viajan Emma y Hook. Vuelven al presente, traen a Marian y a Elsa con ellos.


Abril 2013
Ingrid ataca al pueblo. Anna y Kristoff llegan a Storybrooke → Se reencuentran con Elsa → Ingrid lanza una maldición la cual logra detener sin necesidad de entregar su vida.


Mayo 2013
Cae una maldición en el pueblo. Año perdido.


Mayo 2014
ACTUALIDAD

¡En construcción!
Últimos temas
» Dudas y sugerencias
Jue Ago 13, 2015 11:29 pm por Zelena

» Entre hojas verdes y líquidos raros [Anne]
Vie Mar 13, 2015 9:23 pm por Yossarian

» Registro de color (Este registro se hace cuando tengas los demás registros hechos y ficha aceptada)
Vie Mar 13, 2015 8:52 pm por Samantha Parker

» Registro de rango
Vie Mar 13, 2015 8:49 pm por Samantha Parker

» Registro de avatar
Vie Mar 13, 2015 8:48 pm por Samantha Parker

» Registro de personajes y cuentos
Vie Mar 13, 2015 12:55 am por Damian Montgomery

» Registro de grupo
Vie Mar 13, 2015 12:46 am por Damian Montgomery

» Galería del foro
Jue Mar 12, 2015 10:43 pm por Winifred Darleen

» Pide rol
Jue Mar 12, 2015 5:54 pm por Karleen M. Wilde

Killian Jones
Perfil
Contacto


Emma Swan
Perfil
Contacto
Hermanos


Directorios/otros


Elite
03/32

Nuevos comienzos | Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nuevos comienzos | Privado

Mensaje por Leah Blake el Jue Mar 05, 2015 1:08 pm

No podía decirse que hiciera frío aquel día, pero Leah llevaba todos los botones de su chaqueta bien abrochados, y una gruesa bufanda de lana. Su rostro ligeramente colorado sugería que, tal vez, tantas prendas hacían que tuviera calor, pero en ningún momento hizo ademán de querer desabrocharse el abrigo en el breve trayecto desde la biblioteca municipal hasta el Granny's. No fue hasta que entró en el concurrido establecimiento que se animó a quitarse la bufanda, con un suspiro. Sus grandes ojos azules repasaron el espacio que la rodeaba, buscando alguna mesa libre. No tardó en dar con una, pero su mirada fue más allá de aquella: junto a esa mesa, había otra, ocupada por tres chicas que hablaban animadamente. Las tres eran rubias, y las tres vestían de forma similar como si se hubieran puesto de acuerdo. Su apariencia juvenil y las mochilas depositadas junto a las sillas las señalaban como estudiantes, pero, aún sin esas pistas, Leah habría sabido que lo eran. No era una cuestión de intuición: esas chicas iban a su clase. Un pequeño nudo se formó en su garganta. ¿Si se acercaba a ellas, le ofrecerían sentarse a su lado? Sobraba una silla. El mero pensamiento provocó que un sentimiento cálido se abriera paso en ella. Su reciente incorporación al instituto la convertía en una extraña para casi todos aquellos que tenían su edad. Los grupos de amigos ya estaban formados, y ella aún no había logrado encajar en ninguno. Esperanzada, caminó hacia allí despacio, muy despacio. Una de las muchachas levantó la vista, y la vio. Murmuró algo, y de pronto las tres la miraban. Leah sonrió, y casi pudo entrever un futuro lleno de helados y paseos por el parque en compañía de esas chicas. Casi. Las chicas le devolvieron la sonrisa, y luego siguieron a lo suyo, ignorandola. Decepcionada, Leah dejó su mochila y los libros que había sacado de la biblioteca en la mesa que había elegido. En ese momento, la cercanía a la otra mesa ya no parecía tan conveniente. “Si les preguntase, a lo mejor no les importaría” pensó, pero no se atrevió. A lo mejor no les importaba, pero en el caso de que sí lo hicieran, Leah se moriría de vergüenza. Prefería no saber qué habría pasado.

En lugar de eso, dejó el abrigo y la bufanda cuidadosamente colocados en la silla y se acercó a la barra a pedir un batido de fresa. Caminó tratando de parecer segura de sí misma. A ver, no era tan terrible. Su intención había sido desde el principio leer un ratito, en lo que se tomaba algo. ¿Por qué de repente parecía una perspectiva tan desoladora? Meneando la cabeza, Leah trepó hasta un taburete para hacerse ver. Era un poco más bajita de lo que cabía esperarse, pero eso no solía suponer un problema para que la viesen. No en sitios menos ajetreados que aquel.

Entonces lo vio. Un chico que no parecía mucho mayor que ella apoyado cerca de la barra. Y tampoco parecía acompañado. Eso la animó un poquito. Tal vez, solo tal vez, no era tan raro acudir solo a una cafetería tan famosa por sus emparedados como por ser el lugar de encuentro más popular del pueblo. Para cuando Leah pensó que a lo mejor estaba solo porque estaba esperando a alguien, ya era tarde. Ya se había acercado a él y le estaba hablando. Ser ignorada por un chico al que no conocía se le antojaba menos dramático que serlo por tres chicas con las que estudiaba de lunes a viernes. Al menos, a él no tendría que verle tan a menudo y no se acordaría tanto de su fracaso social.

¡Hola! Oye, si no encuentras mesa libre, puedes sentarte conmigo. A mi no me importaría. De todos modos, es demasiado grande para una sola persona.




 
 
 
Leah Blake
avatar
Mensajes :
15

Dólares :
40

Fecha de inscripción :
01/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos | Privado

Mensaje por Ethan Maxwell el Sáb Mar 07, 2015 2:20 pm

El hombre le echó una ultima mirada antes de dar su veredicto final. —Lo siento, hijo. Ya te lo había dicho, no tenemos vacantes para trabajo aquí— Ethan sintió la necesidad de pelear por la oportunidad aún cuando ya se la habían negado. —Señor, por favor. Usted no sabe...— El otro solo negaba con la cabeza al tiempo que Ethan hablaba hasta que finalmente lo interrumpió. —Mira, chico, no hagas esto más difícil. No quiero tener que llamar a seguridad— Con ese último comentario, el chico finalmente se calló, regresando el silencio al lugar y, con la cabeza gacha, alcanzó a murmurar un "Gracias" antes de salir por la puerta del local.

Llevaba ya semanas en busca de un trabajo. Iba de un lado a otro pero ningún lugar parecía aceptarlo y ya comenzaba a desesperarse. Storybrooke era demasiado chico, y se le estaban acabando los lugares a donde ir. Algunos decían que era demasiado joven, otros que no tenía suficiente experiencia y incluso algunos se reían en su cara y le preguntaron si hablaba en serio.

Muchos no entendían su necesidad de trabajar, si bien venia de buena familia ese dinero no era para algo tan estúpido como comprar un nuevo teléfono móvil o ahorrar para la universidad o cualquier tontería que los adolescentes normales tienen en la cabeza. Él quería huir, salir de Storybrooke y ser alguien en la vida. Pero sus padres no mostraban ningún apoyo y nadie parecía querer hacerlo, así que sabía que si queria salir de ese endemoniado pueblo tenía que hacerlo por su cuenta y con su propio dinero. Desgraciadamente lo único que encontraba en su billetera cada vez que la abría era el mapa que el mismo metió allí cuando la idea de huir apareció en su cabeza.

Con las manos metidas en los bolsillos de su chamarra, caminó directamente al siguiente local, una cafetería llamada Granny's.

—Oh, realmente no venía en busca de una mesa— Ni siquiera se había tomado la molestia de voltear su rostro para ver quien era aquella joven, es solo que rápidamente asumió que era una mesera del lugar. Una vez que lo hizo se percató de que una joven de cabellos rubios se encontraba parada a su lado.

A primera vista le pareció que era una de las chicas sentadas que se encontraban hablando de chicos y otras cosas estúpidas pero finalmente terminó por darse cuenta que se trataba de aquella chica a la que terminaban de ignorar. Quizá no es la mejor manera de ponerlo, pero se sintió mal por la chica y realmente quería darle algunas palabras de apoyo, pero había la posibilidad de que si lo hacía quizá lo llamaría idiota y se iría. —Pero, a decir verdad, es una buena oferta.

Sintió la mirada del trío de chicas pegadas a ellos, quizá impresionadas porque la otra había logrado convencerlo. Cada día que iba a Granny's, Ethan elegía algo diferente en el menú y con el tiempo fue descartando las cosas que simplemente no le gustaban hasta finalmente dejar una rutina semanal, y ese día tocaba un buen batido de fresa. Con una sonrisa ordenó dos batidos, uno para él y uno para la rubia a su lado. —¿Cuál es tu nombre?— Preguntó finalmente para iniciar una conversación decente.


Ethan Maxwell
avatar
Mensajes :
10

Dólares :
10

Fecha de inscripción :
28/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos | Privado

Mensaje por Leah Blake el Sáb Mar 07, 2015 6:25 pm

Una vez más, Leah tuvo ocasión de asombrarse de cuán poco se conocía a sí misma. La primera respuesta del muchacho, desinteresada aunque cordial, hizo que se sintiera como si alguien le hubiera arrojado un vaso de agua fría a la cara. Fuera cual fuera la procedencia, los rechazos no eran muy diferentes, y se sentía exactamente de la misma manera que cuatro minutos antes con sus compañeras de clase. Un poquito peor, si cabe, porque en esa ocasión sí lo había intentado. El rubor ascendió por sus pálidas mejillas,  y cuando él la miró, ella sintió ganas de apartar la mirada antes de salir corriendo a esconderse tras uno de sus libros. La única razón por la que no lo hizo fue porque sabía que, una vez tras su escondite literario, se sentiría incluso más tonta de lo que se estaba sintiendo.  En lugar de eso, se forzó a sí misma a sonreir levemente, como si no pasara nada. Estaba a punto de reforzar su imagen de cordial resignación encogiendose de hombros, cuando él cambió de idea. Por un instante, le miró con desconfianza. ¿Lo decía en serio, o solo pretendía regodearse? Los ojos del chico eran apacibles, y su mirada agradable. No había ni rasto de burla en sus pupilas, y menos aún de crueldad. Nada más descartar esa posibilidad,  la sonrisa de la rubia se ensanchó, confiada y luminosa. La sonrisa de una niña a la que le han ofrecido un caramelo. Ya de por sí, Leah tenía unos rasgos aniñados, pero cuando sonreía, esa imagen infantil se acentuaba. Costaba creer que tuviera diecisiete años, la mayoría asumía que rondaría los quince.

¿Entonces sí? ¡Gracias!— Ya era irreversible: le caía bien. No es que costase mucho caer bien a Leah; no era una chica muy complicada. Sin embargo, muy pocos se habían tomado las molestias... y, bueno, a ella le costaba un poquito acercarse a los demás sin una invitación previa. Leah se mordió el labio, inquieta al darse cuenta de lo desesperado que había sonado ese “gracias”. — Quiero decir... una mesa tan grande solo para mí me hacía sentirme un poco sola. — añadió. Podría haber mentido, o podría haberlo dejado pasar, pero ninguna de las dos cosas le habían parecido correctas. Lo supiera o no, al aceptar charlar un poco con ella, la estaba ayudando a no sentirse tan rara. Y, para qué negarlo, Leah se sentía a menudo como un bicho raro. En clase iba o demasiado adelantada en el temario, o tenía demasiadas lagunas de cosas que sus tutores privados aún no le habían enseñado, cuando en las horas libres el resto de alumnos de su clase hablaban de personas que no estaban presentes ella era incapaz de ponerles cara, y no, jamás había tenido discusiones con sus padres sobre el estado en el que había vuelto a casa el sábado por la noche. Ya suponía un milagro que los señores Blake la dejasen salir por las tardes, no quería ni pensar qué sucedería si supieran que había probado una cerveza. Ni hablar de varias. Hipoteticamente hablando, Leah podía verlo: su padre mirandola decepcionado. Su madre haciendo mohínes, con los ojos llorosos, y recordandola que “cariño ¿cómo has podido? ¿Es que no te das cuenta de que con una salud como la tuya eso es demasiado peligroso? ¿Acaso quieres tener una recaida? ¡Me vas a matar a disgustos!”. Leah reprimió el impulso de menear la cabeza para ahuyentar la regañina imaginaria. No, ella no era de las que se pasan con las cervezas. Y dado que ese chico había pedido también un batido, él tampoco. Ingenuamente, asumió que era un buen chico.

Me llamo Leah. ¿Y tú? — volvía a sentir la mirada de las chicas fijas en ella, mejor dicho en ellos, pero esa vez ya no le dio tanta importancia. Ya no tenía nada que esperar de ellas. — No quiero ser demasiado curiosa, pero, cuando has dicho que no venías buscando una mesa ¿es porque pensabas quedarte en la barra? Si te gusta más estar aquí, a mi me parece bien.




 
 
 
Leah Blake
avatar
Mensajes :
15

Dólares :
40

Fecha de inscripción :
01/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuevos comienzos | Privado

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.